Grabación y días de lluvia

Si hay algún momento en el que un videógrafo profesional se diferencia de uno que está empezando es en los momentos que nos pillan de imprevisto. Por ejemplo conseguir sacar adelante una grabación aunque en pleno agosto y sin nube que lo avisase empiece a llover.

Grabar en lluvia puede ser una propuesta arriesgada pero existen trucos para poder hacerlo consiguiendo un buen resultado y sin poner en peligro el equipo. Aunque juntar agua y dispositivos eléctricos no suele ser una buena combinación en caso de que te pille una tormenta en medio de la nada hay algunas cosas que puedes hacer para evitar arruinar el equipo.

 

1- Conseguir una cubierta para la lluvia

Lo mejor que en cualquier caso se puede hacer para proteger el equipo es tener  una cubierta para la lluvia, estas se pueden encontrar fácilmente en páginas online como Amazon. Existen infinidad de opciones profesionales en los catálogos, la mayoría de estas ajustables y que encajarán bien en la cámara.

Entre las limitaciones que se pueden encontrar está la de no tener la suficiente habilidad para ajustar el enfoque en cámara que se soluciona simplemente con un poco más de práctica. Sin duda este punto es indispensable si se quiere hacer carrera como productor de vídeos ya que en más de una  ocasión llueve, no siempre es posible grabar solamente en verano.

 

 2- Improvisar una cubierta para la lluvia (si de repente se pone a llover en pleno julio)

Si aún teniendo funda esta se ha quedado en casa ya que a nadie  se le ocurriría que en el centro de la península en verano se pusiese a llover no tiene porqué significar el fin del mundo. En estos  casos la opción que más profesionales usan es la de poner un impermeable alrededor de la cámara y cortar un agujero para las lentes (si tenemos una cinta para ellas aún mejor).

Si no tenemos un impermeable el otro método es el de usar una bolsa de basura o de la compra para que actúe a modo de poncho y mantenga relativamente (dependiendo de la cantidad de agua que esté cayendo) seco el equipo. 

 

 3- Usar un parasol para las lentes

El parasol es la cobertura de plástico que encaja al final de las lentes, suele usarse para proteger estas de los golpes de sol y mantener el campo de visión. Pero  también pueden ser una cobertura para alejar las gotas de lluvia de las lentes del equipo.

Encontraremos parasoles desde los 10 € online, una compra muy recomendable ya que nos servirán siempre, tanto en días calurosos como para estas situaciones.

 

4- No limpiar las lentes con nuestra ropa

El agua sobre las lentes no solamente arruina las imágenes (si no queríamos este efecto) sino que además, si estas no se limpian con microfibras (la composición de la mayoría de nuestras camisas y camisetas) dejan manchas y además dejan arañazos microscópicos que se irán sumando a lo largo  del tiempo.

 

 5- Renunciar a un sonido de calidad

El sonido es uno de los elementos con los que es casi imposible trabajar en días con lluvia. Ya que esta es ruidosa (incluso con el mejor equipo unidireccional tendremos problemas), no es apta para usar micrófonos y limita las opciones de sonido.

Si vamos a trabajar bajo la lluvia lo mejor es que o bien se grabe el audio otro día o se minimice el sonido de la lluvia mediante Capture Noise, de Audition.

 

6- Usar unas luces a batería

En el caso de que se vaya a trabajar bajo agua lo más recomendable es usar luz LED a batería con una gran cubierta de plástico, aunque no produce mucha luz es suficiente para sacar a cualquiera de un apuro.

 

7- Usar Silica Gel

Aparte de secar a conciencia todo el equipo antes de guardarlo dentro de la mochila tendremos que asegurarnos de que no quede ningún resto de humedad, ya que esta puede ser fatal sobre  todo si se mete en las lentes.

Por ello muchos profesionales usan el mismo gel que se puede encontrar en las cajas de zapatos, un pack online no supera los 7€.

 

 8- Evitar grabar en la lluvia

Puede parecer obvio  pero si estamos empezando como videógrafo o no tenemos un equipo lo suficientemente resistente lo mejor que podremos hacer es evitar estos días. Si nos dedicamos a grabar documentales o películas puede ser que no tengamos opción, o incluso  queramos nosotros mismos recrear el efecto de lluvia en un entorno controlado.

Si no es el caso, lo más sensato que se puede hacer es secar el  equipo, recoger todo y esperar a que pare o programar otro día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.