¿Por qué es tan importante mantener las tuberías limpias?

Descubrir que se ha obstruido una tubería en nuestro hogar o en el trabajo siempre es un problema. Ya sea porque estas puedan emanar malos olores, porque no nos podamos asear o porque justo pasa gracias a la conocida  Ley de Murphy cuando tenemos una reunión importante o visita en casa.

Pero por suerte podremos prevenir los atascos o en el peor de los casos recurrir a una empresa especializada en desatascos para que nos solucione el problema cuanto antes.

 

¿Cuáles suelen ser las causas principales por las  que las tuberías se obstruyen?

1. El paso del tiempo. A través de nuestras tuberías hay un flujo constante de agua y de minerales, los cuales, poco a poco van desgastando los componentes que recubren estas y haciendo que la acumulación de cal y de residuos sea  mucho más fácil.

El óxido, la excesiva cantidad de cal que existe en algunas partes de nuestra geografía y minerales como el calcio generan depósitos con los años. Estos, si no los limpiamos seguramente en algún momento terminen por obstruir el paso del agua generando atascos.

2. El uso inadecuado de las tuberías. Tenemos la falsa creencia de que el agua es capaz de arrastrar tras de sí cualquier residuo que decidamos arrojar a través de  nuestras tuberías. pero hay ciertos compuestos de los cuales es mejor deshacerse de otra forma.

Restos de pinturas de obras, aceites, restos de tintes… no son tan sencillos de eliminar. Deshacerse de ciertos residuos de forma continuada puede llegar a causar atascos y un buen disgusto.

 

¿Qué medidas de prevención deberemos tomar?

Sobre todo tener en cuenta, que aunque no se vean y pasen desapercibidas (a no ser que nos generen problemas) las tuberías forman parte de nuestra casa o de nuestro negocio. Estas, al igual que la instalación de la luz o de las persianas por ejemplo necesitan de un adecuado uso y mantenimiento.

Si queremos evitar un futuro susto lo mejor que podremos hacer es realizar mantenimientos frecuentes en todo nuestro sistema de distribución y drenaje siempre acudiendo a empresas especializadas en estas labores.

Con una simple llamada de teléfono en pocos minutos volveremos a tener unas tuberías listas para su función, limpias y libres de residuos.

 

Fatberg, un problema de grandes atascos para las ciudades  

Las ciudades no se libran de los atascos, las redes de alcantarillado de muchas ciudades sufren de un problema denominado Fatberg. Este término que se compone de las palabras inglesas “montaña” y “grasa” hace referencia a la obstrucción de tuberías de las grandes ciudades.

Esta se produce porque se ha formado un compuesto a base de toallitas,  productos de  higiene femenina y otros desechos que no se han degradado en el agua y que han terminado formando una obstrucción.

Se trata de un problema grave, ya que cada vez más en las grandes ciudades terminamos desechando elementos que no se degradan diariamente. Las grandes  ciudades y los pueblos costeros a los que acudimos en época de vacaciones sufren cada vez  más este problema.

Ha llegado a ser tan grave que muchas fábricas de toallitas han tenido que modificar la fabricación de estas, visto que la mayoría dela gente las arrojaba a las cañerías en vez de a la basura.

El primer año en el que se dieron cuenta de este problema fue en 1884 en San Francisco, ciudad en la que se acuña el término Fatberg. Por ahora, y frente a la falta de otras soluciones solamente queda recurrir a una empresa desatascos cada vez que se produce.

Aunque en la Universidad de College Dublín ya hay una beca otorgada a un científico para estudiar un método de detección precoz de estos Fatbergs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.