Infecciones causadas por negligencia médica

La neumonía nosocomial se define como toda infección hospitalaria que afecta al paciente mientras este está en un centro de salud u hospital. Es decir, se debe a negligencias ya que esta infección no estaba cuando el paciente ingresó.

Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (EPIME) este tipo de infecciones afectaría al 5,5% de los pacientes (tanto de sanidad pública como privada) de España. Convirtiéndola así en una de las negligencias médicas que más se dan.

Generalmente tendremos en cuenta un periodo de 48 horas hasta las 72 horas desde que el paciente ingresó en el hospital hasta que se ha producido la infección, si esta se da antes de este periodo  se considerará que la infección que padece es por causas ajenas al centro o al hospital.

Un ejemplo de infecciones más comunes es el de las infecciones que padecen los bebés prematuros, ya que son muy sensibles a estas situaciones porque su sistema inmunitario es todavía muy débil.

 

¿Cuáles son los patógenos que provocan estas infecciones hospitalarias? 

Entre las diferentes infecciones que podremos encontrar que se suelen dar con más asiduidad entre los pacientes están las infecciones en heridas quirúrgicas, las infecciones respiratorias y las infecciones urinarias.

Estas se dan debido a la interacción con bacterias u hongos, que han resistido el tratamiento antibiótico que se le ha suministrado al paciente. Uno de los más conocidos es el Stenotrophomonas maltophilia.

 

Hablando en términos de negligencias médicas:

Efectivamente si ingresamos en un centro de salud u hospital sin una infección y salimos con una esto supone un perjuicio para nosotros. Situación que como mínimo es otra  molestia más y en el peor delos casos puede agravar el estado del paciente incluso provocando su fallecimiento.

En España todos los centros de salud están obligados por ley a tomar las máximas medidas de seguridad e higiene para prevenir este tipo de infecciones, por lo cual, si nos encontramos en esta situación podremos reclamar una indemnización por negligencia.

Tendremos que tener en cuenta (e informarnos) del plazo para reclamar esta, ya que dependiendo de si se trata de un centro público o privado tendremos diferentes plazos para reclamarlas.

Si creemos haber sido víctimas de negligencia tendremos que estudiar el protocolo del centro de salud y comprobar que efectivamente, alguno de los puntos no fue seguido. Por ejemplo durante una intervención quirúrgica no se hayan esterilizado los utensilios o el quirófano.

 

¿Cómo iniciar una reclamación por negligencia médica?

Para tener un resultado favorable tendremos que demostrar que no se trataba de una enfermedad que tuviésemos al acudir al centro o que esta estuviese latente. Es decir, demostrar como hemos dicho antes que es una infección que hemos adquirido por falta de medidas en el centro.

Una vez puesta la reclamación será el perito médico el que estudie si hubo una mala praxis en tu caso, analizando el historial médico y los pasos seguidos por el personal que te atendió. Así determinará si existe un nexo de unión entre ambos.

 

¿Qué funciones realiza un abogado experto en negligencias médicas?

La mayoría de nosotros no somos conocedores del marco jurídico para determinar con pericia todos los pasos que tenemos que seguir  los plazos, por ello es imprescindible contar con un asesoramiento para proteger nuestros derechos como pacientes.

Si crees que has sido víctima de una negligencia o lo ha sido algún familiar aconsejamos acudir lo más rápido posible a un abogado especialista en negligencias medicas para que nos informe y así no perder ninguno de los plazos para la reclamación.

En el caso de demostrar que se ha producido una mala praxis tendremos derecho a una indemnización monetaria, que irá asociada a la gravedad de los daños ocasionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *